No es fácil predecir cómo serán las oficinas en unos años, pero de aquí a no mucho tiempo, viviremos una simbiosis entre la tecnología y el espacio físico, los cuales se unirán ayudándonos a controlar y mejorar aspectos como la iluminación, temperatura, aromas y los tiempos.

Todo ello mejorará la relación entre los trabajadores y su lugar de trabajo.

La imagen que cada empresa quiera hacer de su marca será importante y muy definida. Tendremos diferentes estancias con distintos tipos de decoración, dependiendo del departamento y de cada trabajo a realizar.

Los espacios abiertos (open space) seguirán existiendo, pero tendrán que compartir ciertas zonas comunes para facilitar la ayuda a la colaboración, al entretenimiento , al bienestar emocional, sin olvidar el descanso y la actividad física.

La asignación de los puestos de trabajo también tendrá que adaptarse a los diferentes movimientos, dando agilidad a sus equipos multidisciplinares para ser rápidos y eficientes.

El usuario podrá elegir donde trabajar de manera que siempre encuentre el espacio que necesite y mejor se adapte a su gusto en ese momento.

Los horarios serán flexibles sin importar el día de la semana o la hora para ejecutar un proyecto.

La creatividad también será un factor importante, donde veremos diseños con conceptos novedosos, diseños haciendo honor a su sector o diseños con gran influencia a su localización, a todo ello se integra una amplia gama de colores y texturas mezcladas, para dar sensaciones apetecibles y nuevas.

Por ultimo destacar que las oficinas ambientaran espacios verdes y naturales que inviten a entrar y motiven al personal en todos los aspectos.

En resumen las oficinas en unos años, se convertirán en espacios más humanos adaptados a sus trabajadores, dando relevancia al bienestar y tecnología.