Consejos para hacer de tu oficina un lugar de trabajo agradable

El Feng Shui, considerado por muchos una pseudociencia, utiliza las leyes de la naturaleza para encontrar el equilibrio y aportar energía positiva a la vida. A la hora de amueblar y decorar nuestra oficina, consideramos el Feng Shui la manera de hacer que nuestro lugar de trabajo sea un lugar armonioso, lejos del estrés, donde nos sintamos cómodos desempeñando nuestro trabajo.

El Feng Shui busca el equilibrio correcto entre el yin y el yang. El yin nos proporciona relajación y concentración, y el yang nos animará a realizar una actividad, por tanto todos los elementos que coloquemos en nuestra oficina deben mantener ese equilibrio.

Para crear en nuestra oficina un ambiente donde fluyan las buenas energías, debemos empezar por eliminar todo obstáculo que nos corte el paso o nos pueda molestar en un momento dado. Todo tiene que ir colocado en su lugar apropiado, sin que pueda convertirse en un estorbo.

Coloca tu escritorio de cara a la puerta de entrada para recibir correctamente las energías positivas. Una de las principales premisas del Feng Shui es no dar nunca la espalda a las entradas ya que que estas representan las oportunidades que nos pueden llegar, y además estaremos alerta ante posibles traiciones que nos puedan venir por la espalda.

El Feng Shui adquiere sus principios de la naturaleza, por tanto las plantas de interior son un elemento fundamental. Deshazte de las plantas con hojas marchitas y afiladas, nuestras plantas de interior deben tener las hojas redondeadas, y ser frondosas y exuberantes para dar sensación de vitalidad. Deshazte a su vez de todos los elementos rotos y puntiagudos que puedas tener a tu alrededor.

El agua es otro elemento importante en el Feng Shui. Una cascada nos relajará con el suave sonido de sus aguas al caer. Si no, podemos poner una pecera con peces de colores, ya que, según el Feng Shui, estos son un imán para atraer el dinero.

Por último, aunque no menos importante, algo que resulta obvio, mantén el orden en tu lugar de trabajo. Tu mesa de oficina debe estar libre de papeles y de elementos innecesarios, evite las manchas y los objetos que puedan causar distracción.

Con estos simples preceptos podemos hacer de nuestra oficina un lugar de trabajo más agradable ya que tendremos que pasar en él la mayor parte del día.